Pruebas diagnósticas

El propósito de las pruebas diagnósticas es ayudar a confirmar los posibles diagnósticos sugeridos por las características demográficas y los síntomas del paciente. Suelen implicar estudios de laboratorio (microbiológicos, bioquímicos, fisiológicos  o anatómicos).

Otras funciones de las pruebas diagnósticas:

  • Como pruebas de screening o tamizaje para detectar enfermedad oculta en personas asintomáticas.
  • Utilidad en el manejo de los pacientes:
    • Evaluar la severidad de la enfermedad
    • Estimar pronóstico
    • Monitorear el curso de la enfermedad (progresión, estabilidad, resolución)
    • Detectar recurrencia
    • Seleccionar fármacos y ajustar la terapia.

Cuando se ordenan pruebas diagnósticas se debe tener en cuenta:

  • El riesgo de morbimortalidad- ej, una angiografía cerebral produce compromiso isquémico en un 1% de los casos.
  • La incomodidad o dolor asociado al test.
  • Un resultado falso positivo lleva a pruebas adicionales innecesarias.
  • Una prueba de screening (tamizaje) puede detectar casos asintomáticos muy tempranos de enfermedad, que puede que no se manifiesten clínicamente en el resto de la vida del individuo.
  • El costo.

Características de una prueba.

  1. Precisión: Es la medida de la reproducibilidad del test cundo se repite en la misma Ejemplo un conteo de leucocitos manual no es lo suficientemente preciso porque se evalúa utilizando una muestra pequeña de células comprado con un conteo automatizado.
  2. Exactitud: Es la correspondencia del valor determinado por el laboratorio con el valor real. Se optimiza calibrando el equipo con material de referencia.

 

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑