Recuerda esto cuando quieras librarte de “toxinas”

 

Todos queremos sentirnos mejor: relajados y llenos de energía. Por eso es fácil aceptar todo lo que nos ofrecen como alternativa para mejorar la salud. Ya sean dietas, suplementos, y todo tipo de terapias para eliminar “toxinas” del cuerpo.

Que quede claro: no estoy en contra de los “remedios” naturales y algunas terapias alternativas. Tienen y tendrán un papel en descongestionar los servicios de salud, en el tratamiento de síntomas no graves y algunas enfermedades auto-limitadas.

Pero sí estoy en contra de la deformación de la verdad con fines comerciales. Asegurar curación a toda enfermedad posible con productos milagro. Sobre todo si estas promesas son sostenidas por profesionales de la salud. No hay mentira más perjudicial que la verdad disfrazada.

El escritor Norman Mailler acuñó en 1973 un nuevo término en inglés: “factoid”, para describir hechos que no existían antes de aparecer en algún medio como revistas o periódicos. En otras palabras una invención repetida las suficientes veces hasta que llega a ser aceptada como un hecho. Un factoide es lo mismo que un mito urbano.

¿Son un mito urbano las terapias para desintoxicarte? ¿Esas personas con gabacha de los anuncios dicen la verdad?

Definición de toxina.

Una toxina (del griego clásico τοξικόν [toxikón], que significa ‘flecha’) es una sustancia venenosa producida por células vivas de animales, plantas, bacterias u otros organismos biológicos. Los venenos de origen mineral, por ejemplo, no se les conoce como toxinas.

El daño que se produce en el organismo se conoce como toxicidad, y es mediado ya sea por interacción con una molécula diana o alteración del ambiente biológico. Debe haber un mecanismo que produzca la disfunción celular y el esfuerzo por elucidarlo es uno de los objetivos de la toxicología.

Los venenos de animales y extractos de plantas que fueron reconocidos desde la antigüedad como dañinos, fueron inicialmente usados para cazar animales y… asesinar humanos. Eventualmente se popularizó su uso en guerras, conspiraciones políticas y eventualmente con fines suicidas.

¿Cuáles son los venenos más potentes?

Para calificar un producto como tóxico o venenoso se requiere una investigación de la dosis necesaria para producir una respuesta deletérea en animales. Por ejemplo la LD50 es la dosis en mg por kg de peso que causa la muerte en 50% de los animales expuestos.

Paradójicamente desde el punto de vista epidemiológico el agente químico que se asocia a más muertes a nivel mundial, es relativamente poco tóxico: el alcohol. A su vez la toxina más potente es la base de una industria multimillonaria en los procedimientos de estética facial: la toxina botulínica.

Toxicidad de algunos agentes químicos representativos
Agente LD50 (mg/kg)
Etanol 10 000
Cloruro de sodio 4 000
Morfina sulfato 900
Picrotoxina 5
Nicotina 1
Tetrodotoxina 0.1
Dioxina (TCDD) 0.001
Toxina botulínica 0.00001

¿Son las “toxinas” el origen de nuestros problemas de salud?

Los agentes que más frecuentemente se asocian a intoxicación (accidental o voluntaria) en nuestro país no son las toxinas de origen biológico, son los medicamentos, sobretodo el acetaminofén, y los que actúan sobre el sistema nervioso central. También son frecuente contacto o ingesta de plaguicidas y productos de limpieza. También son efectos de toxinas bien identificadas las lesiones producidas por mordedura de serpiente, picaduras de araña o abejas en personas susceptibles.

Sabemos muy bien que no es a esto a lo que se refieren los medios que publican terapias para desintoxicación. Ellos hablan de compuestos químicos en el agua, los alimentos procesados y los residuos de plaguicidas en los alimentos, derivados de los cosméticos, colorantes y jabones, entre otros. Estrictamente hablando ninguno de esos compuestos son toxinas.

El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) es un comité científico internacional de expertos administrado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El JECFA ha evaluado más de 2 500 aditivos alimentarios, aproximadamente 40 contaminantes y toxinas presentes naturalmente, y residuos de unos 90 medicamentos veterinarios.

Su última reunión fue en diciembre de 2015, donde evaluaron los residuos en los alimentos cárnicos de insecticidas y antiparasitarios de uso veterinario. En algunos casos se definieron límites aceptables de ingesta suponiendo una exposición dietética crónica, en otros casos no hay datos aún para hacer recomendaciones.

Este comité en el 2012 se había pronunciado con respecto a los aditivos alimentarios, no se concluyó que algún compuesto usado actualmente fuera definitivamente tóxico, pero sí se recomendó que en la estimación de la ingesta de fósforo o magnesio se tomaran en cuenta la exposición a los aditivos que los contienen.

Como se sabe el objetivo de los aditivos es mejorar el sabor, textura, apariencia, durabilidad y en algunos casos valor nutricional (p ej. adición de hierro a la leche).La FDA mantiene una lista de cerca de 3000 aditivos usados en la preparación de alimentos y que deben reportarse según la política “todo lo añadido a la comida”.

En los Estados Unidos la FDA tiene la responsabilidad legal de determinar la seguridad en su uso, incluyendo sus efectos inmediatos y largo plazo para la salud. Por lo tanto sólo puede ser utilizado los aditivos que se consideran como seguros en base a revisión de evidencia científica evaluada por expertos.

Las críticas de organizaciones ambientales a la FDA derivan de su posible manipulación por la industria alimentaria para permitir ciertos aditivos aún con insuficiente evidencia de seguridad. Sin embargo no se ha demostrado aún algún riesgo definitivo para la salud para los aditivos aprobados actualmente.

Bueno, ¿y qué pasa con las toxinas que produce nuestro propio cuerpo? Sabemos que las vías de excreción son heces y orina, pero es el hígado el órgano “metabolizador” por excelencia de sustancias endógenas y exógenas.

Las “toxinas endógenas” reconocidas por la medicina actual son:

  1. “Toxinas” urémicas:

    También llamados solutos de retención, son una gran variedad de moléculas normalmente excretadas por el riñón y que por ende se acumulan en plasma en la insuficiencia renal. Entre otras son: urea, urato, creatinina, sulfato de indoxilo. kineureina, sulfato de p- cresol.

  2. “Toxinas” que explican la encefalopatía hepática:

    En realidad son compuestos que en proporciones “normales” no producen problema: amonio, manganeso, agonistas GABA naturales, glutamina /glutamato, entre otros. Estos compuestos aumentan sus niveles tanto por el fallo hepático como por el cortocircuito portosistémico.

  3. Agentes oxidantes:

    El estrés oxidativo es resultado del desbalance entre las moléculas de oxígeno reactivas y los antioxidantes enzimáticos y no enzimáticos. Las especies reactivas de oxígenos son moléculas inestables, generalmente radicales libres que pueden mediar efectos como el envejecimiento, la carcinogénesis y el daño oxidativo.

    Sin embargo no olvidemos que estos compuestos son productos derivados del metabolismo normal del oxígeno y juegan un papel en la señalización celular, apoptosis y homeostasis. Además forma parte de los mecanismos de defensa antimicrobianos.

Dado que los antioxidantes no son generalmente reconocidos como “terapias desintoxicantes”, algunos son considerados medicamentos y se han usado en amplia variedad de contextos clínicos, reservaremos este tema para futuras publicaciones.

Terapias que se promocionan para eliminar toxinas

Ninguno de los métodos que proponen desintoxicar el cuerpo mencionan que tipos específicos de toxinas van a eliminar, y mucho menos cómo evaluar su nivel antes y después de su implementación.

Ejemplo de terapias o productos supuestamente eliminadores de toxinas

Terapia Contenido/ mecanismo
Suplementos detoxificadores y regeneradores hepáticos: Extracto de cardo mariano, Metionina, N acetilcisteína
Suplementos detoxificadores corporal total Carbón activado

Extratos de:Arándano azul, chia, te verde, acerola, cúrcuma, chlorella, espirulina

Glutation

Suplementos de limpieza de colon Psillium, sen, cáscara sagrada, aloe vera. Especies de lactobacilos
Dietas específicas Dieta a base de frutas / verduras

Dieta líquida

Dieta productos y carne orgánica

Dieta sin azúcar añadida

Ingesta de agua Ingesta de 8 vasos de agua

Ingesta de agua con gotas de limón o naranja

Sauna, Baños de vapor Sudoración profusa
Ejercicio Sudoración profusa
Masaje con drenaje linfático profundo Terapia con ventosas, mecanismo desconocido
Desintoxicación iónica Coloca los pies en una tina con un líquido al que se le aplica dos electrodos, el agua va cambiando de color

La forma más fácil de reducir la acumulación de las “toxinas” producto de agroquímicos y aditivos sería evitarlos. Por eso la mayoría de las terapias mencionadas no tienen sentido. Si no quieres aditivos en tu cuerpo, entonces come alimentos no procesados, sólo frutas, verduras y cereales frescos.

Rescatamos entonces la dieta de productos y carne con certificación orgánica como la mejor forma de reducir el potencial impacto de agroquímicos en el cuerpo humano. Lo cierto es que es una elección más cara y sin beneficios demostrados aún.

El ejercicio indudablemente es una de las actividades con más evidencia en su potencial para mejorar la salud, pero no tiene ninguna relación con la eliminación de toxinas. Lo que uno elimina por sudoración es básicamente agua y algunos electrolitos, y en poquísima cantidad otros compuesto orgánicos.

Sobra decir que las terapias médicas dirigidas a eliminar “toxinas” identificadas de una forma cuantificable y con resultados evaluables se restringen a:

  • Intoxicaciones: carbón activado, infusión de lípidos en emulsión, hemodiálisis y hemofiltración
  • Uremia: procedimientos de diálisis, trasplante renal.
  • Insuficiencia hepática: hemoperfusión con carbón, dispositivos hepáticos bioartificiales, trasplante hepático

¿Podría algún suplemento herbal competir contra la tecnología de soporte bioartificial para la falla hepática?

Epílogo

La salud es resultado nuestro acervo genético, nuestros hábitos y nuestro entorno. Lo que debemos hacer para procurar un óptimo bienestar físico y mental no es un secreto, nos ha sido dicho desde la escuela. Ya lo sabemos.

Pero queremos creer en las falsas promesas. No importa fumar porque tomo batidos verdes. No necesito ejercitarme porque puedo ir al sauna o hacerme masajes con piedras. No necesito ensaladas ni verduras porque tomo suplementos de todas las hierbas mágicas. Tampoco necesito bloqueador solar, ni conducir responsablemente, ni controlar mis emociones, ni dormir bien.

Y luego de años de malos hábitos y haber reducido nuestra expectativa de vida con calidad; seguimos rehusando el consejo de un profesional y preferimos la fantasía del tratamiento desintoxicante.

Está bien. Puedes tomar los batidos o los suplementos o ir al sauna o respirar aire de la montaña. Pero hazlo porque te agrada, no porque te hayan engañado.

Si te resulta útil, comparte esta información con otros. Es la razón de ser de este blog.

Bibliografía

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Factoide
  2. Casarett and Doull’s. TOXICOLOGY. The Basic Science of Poisons. Eighth Edition. Curtis D. Klaassen, PhD. Mc Graw Hill, 2013.
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Toxina
  4. https://semanariouniversidad.com/sin-categoria/medicamentos-producen-58-de-intoxicaciones-en-costa-rica/
  5. http://www.fao.org/food/food-safety-quality/scientific-advice/jecfa/es/
  6. https://www.fda.gov/food/ingredientspackaginglabeling/foodadditivesingredients/ucm094211.htm
  7. Wu W, Bush KT, Nigam SK. Key Role for the Organic Anion Transporters, OAT1 and OAT3, in the in vivo Handling of Uremic Toxins and Solutes. Scientific Reports. 2017;7:4939. doi:10.1038/s41598-017-04949-2.
  8. Cordoba J. Hepatic Encephalopathy: From the Pathogenesis to the New Treatments. ISRN Hepatology. 2014;2014:236268. doi:10.1155/2014/236268.
  9. https://en.wikipedia.org/wiki/Reactive_oxygen_species#Pathogen_response
  10. https://en.wikipedia.org/wiki/Perspiration

Los comentarios están cerrados.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑