¿Se han comportado las grandes compañías farmacéuticas como una mafia? La verdad revelada.

Se calcula que hay más de 1500 compañías farmacéuticas en los Estados Unidos y representan (en ventas) más del 45% del mercado mundial. En 2016, sus ganancias se estimaron en cerca de 446 mil millones de dólares. Es una industria poderosa, diversificada y globalizada.

Uno de los principales argumentos de los defensores de las terapias alternativas es que las grandes compañías farmacéuticas son máquinas comerciales de ventas de drogas de dudoso beneficio y utilizan su poder para apartar de su camino al que se oponga.

Aducen que han manipulado las investigaciones para hacer parecer sus fármacos como más eficaces y más inocuos de lo que en realidad son. Además han transformado los programas de educación médica y tienen estrategias agresivas de mercadeo para aumentar la prescripción de sus productos.

¿Cuál es la verdad detrás de estar afirmaciones? ¿Hay una conspiración para aumentar el mercado potencial de fármacos de dudosa eficacia y a los que se les ha ocultado su efectos nocivos? ¿Cuál es la situación económica y los escándalos de las grandes farmacéuticas?

He investigado ampliamente y les comparto lo que he aprendido. La primera parte trata sobre el proceso de desarrollo de un fármaco y las regulaciones de la que es objeto. La segunda parte las alegaciones contra las grandes farmacéuticas y sus escandalosas condenas. Por último lo que se puede hacer al respecto y las conclusiones.

Regulaciones en el desarrollo y aprobación de nuevos fármacos

Durante los últimos 20 años (1997- 2016) la FDA ha aprobado un total de 595 nuevos medicamentos. En promedio se producen anualmente unos 30 fármacos, de los cuales 25 son entidades químicas y unos 5 son productos biológicos.

Las industrias farmacéuticas tienen que realizar una alta inversión económica comparada con el escaso número de productos finalmente exitosos. Tienen una fuerte regulación: en los EUA por la FDA y en Europa por la EMA (Asociación Europea de Medicamentos).

Las siguientes son las fases de desarrollo que normalmente se exigen en la investigación de un nuevo fármaco. La fase 0 incluye la caracterización fisicoquímica de la nueva molécula y las pruebas de toxicidad aguda y subaguda en animales de experimentación.

Fases tradicionales del desarrollo de medicamentos

Fase 0 Farmacología no clínica y estudios toxicológicos
Fase I Pequeños estudios para determinar la seguridad y determinar la dosis apropiada
Fase II Investigación preliminar de efectividad ya sea en un estudio de una rama o comparado con placebo o con cuidados estándares en una muestra pequeña de enfermos. Se determina la seguridad, la dosis y los efectos secundarios de corto plazo.
Fase III Estudios en poblaciones más grandes y variadas, si resultan eficaces en la fase II
Fase IV Estudios post mercadeo para obtener información adicional de su seguridad, eficacia y uso óptimo.

En la fase I tradicionalmente los investigadores determinan la dosis de un nuevo fármaco al estudiar la generación de efectos adversos, biodisponibilidad y pruebas de farmacocinética y su metabolismo en voluntarios sanos.

Los estudios de fase II son la primera aproximación a la eficacia terapéutica del nuevo fármaco y se desarrolla en voluntarios enfermos. Los estudios de fase III constituyen los ensayos clínicos controlados o aleatorizados, considerados el estándar de oro para establecer eficacia de las intervenciones.

La FDA tiene dos categorías de aprobación de fármacos la normal y la acelerada. Ambas requieren de evidencia substancial de eficacia y seguridad basada en ensayos clínicos adecuados y bien controlados.

La aprobación acelerada es propuesta para enfermedades serias o críticas y pretenden solucionar una necesidad médica “no satisfecha” y producen beneficios significativos sobre otras terapias disponibles. Por lo general la evidencia está siendo confirmada por ensayos que se ejecutan al mismo tiempo de su aprobación.

En los EUA, los médicos sólo pueden prescribir los medicamentos aprobados por la FDA. La excepción la constituye la ley Right to Try, aprobada actualmente en 36 estados, la cual permite el uso compasivo de terapias experimentales en enfermos terminales o con “su vida en riesgo”. En un 61% de los casos la misma industria farmacéutica es la que costea estas terapias.

Legislación en torno a la comercialización y aprobación de fármacos

En el siguiente cuadro se muestra la cronología legal referente a comercialización de fármacos en los Estados Unidos

En esta lista falta el Patient Protection and Afordable Care Act (2010) conocido también con el sobrenombre de Obamacare, el cual estableció la suma de $300 millones como soporte para el trabajo antifraude, promoviendo las denuncias públicas de los comportamientos potencialmente fraudulentos.

De acuerdo a la legislación que regula la industria farmacéutica en los EUA los diferentes tipos de violación de la legalidad son:

Tipo de violación Descripción
Sobrefacturación a programas gubernamentales de salud Inflar el precio promedio de venta de los productos, no proporcionar el precio de mercado más bajo o no pagar los reembolsos a los programas públicos de salud
Promoción ilegal Promoción de usos no autorizados de productos farmacéuticos otras prácticas engañosas de mercadeo (como minimizar los riesgos de un producto)
Prácticas monopólicas Intento ilegal de mantener el privilegio de fijar precios por el monopolio de las patentes de un producto o connivencia con otras empresas emprendidas con el fin de aumentar la cuota de mercado de un producto
Sobornos (“kickback”) Pagos monetarios a proveedores, hospitales u otras partes para influenciar patrones de indicaciones médicas a favor de la compañía
Ocultamiento de hallazgos de estudios Ocultar resultados de estudios patrocinados por la compañía a gobiernos estatales o federal o al público o falsificación de datos presentados al gobierno federal
Prácticas de manufacturación de baja calidad Venta de productos contaminados o adulterados o que no cumplen con las especificaciones de tamaño o dosificación
Violaciones medioambientales Violaciones al Acta de aire limpio y Acta de agua limpia o no cumplir con los estándares federales de emisiones
Violaciones financieras Fraude contable o impositivo
Distribución ilegal Distribución de un producto farmacéutico no aprobado

Los dirigentes de las farmacéuticas pretenden maximizar las ganancias

En los Estado Unidos la salud ha sido un tema central en la agenda pública desde la Segunda Guerra Mundial, ya que las grandes compañías farmacéuticas fueron reclutadas por el gobierno para la producción de medicamentos necesarios en la guerra.

En las décadas siguientes, la investigación en salud fue subsidiada por el gobierno a través de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) y este apoyo fue crucial para la mayoría de las innovaciones farmacéuticas desarrolladas por las compañías.

Las compañías farmacéuticas son empresas comerciales y como tales su objetivo es lograr ventas y ganancias. En los últimos años su crecimiento se ha desacelerado debido a que sus productos principales van perdiendo sus patentes, a un ritmo mayor que la generación de nuevo fármacos.

La investigación y desarrollo es un proceso arduo y costoso. Lleva más de 10 años de investigación y pruebas comenzando con aproximadamente 5 a 10 mil compuestos, desarrollar un único fármaco aprobado por la FDA.

En promedio la industria farmacéutica invierte un 19% de sus ganancias en investigación y desarrollo. En el 2010 había 2950 productos en desarrollo y de estos 600 derivados de la biotecnología.

Desarrollar un solo fármaco puede costar desde $100 millones hasta $2 000 millones de dólares. Sólo dos de cada diez fármacos comercializados logran recuperar su inversión en investigación y desarrollo por lo que los retos actuales es lograr una mejor relación costo/éxito.

En oncología por ejemplo los vacíos en la comprensión de la ciencia básica del cáncer hacen complicado y lento el proceso tradicional del desarrollo de nuevo fármacos. A medida que se identifican nuevos receptores o mediadores moleculares el proceso puede acortarse.

Por ejemplo el crizotinib (Pzifer) para tratar el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Durante su desarrollo se identificó una translocación cromosómica en los respondedores. Haciendo la prueba genética de ALK se identificó y probó la eficacia en este grupo de pacientes, en el relativamente corto periodo de tres años

Es particularmente indeseable desde el punto de vista financiero cuando un fármaco falla en las últimas fases del desarrollo, cuando ya se han invertido cantidades considerables de tiempo y dinero. Por esto es fundamental la identificación temprana de fármacos inefectivos.

Si se desea un desarrollo más rápido de medicamentos, según aducen los corporativos, se debería entonces exigir menos información sobre seguridad y eficacia, la cual podría ser completada con estudios confirmatorios, posterior a su mercadeo.

Los ensayos clínicos de fase 3 conducidos por las grandes compañías farmacéuticas están dentro de los experimentos más complejos realizados en medicina. Su éxito depende del trabajo conjunto de investigadores, diseñadores del protocolo, estadísticos, expertos y controladores de calidad independientes, entre muchos otros.

Los resultados de los ensayos de tratamientos para enfermedades crónicas deben ser recolectados durante varios años para obtener información clínicamente significativa. Estos largos periodos de tiempo agregan complejidad, en el reclutamiento y retención de los pacientes

Patentes y otras formas de supervivencia comercial.

Con el fin de proteger la inversión realizada en el desarrollo e investigación clínica de un fármaco es que existe la patente. De esta forma la molécula y los procesos de síntesis son protegidas por derechos comerciales, que permiten su explotación comercial en exclusividad. Este periodo en Europa es de alrededor de 10 años (8 protección de datos+ 2 restricción de comercialización).

En los EUA la FDA y las provisiones federales de patentes otorgan entre 12- 15 años de exclusividad en promedio. Las farmacéuticas pueden hacer reformulaciones de sus productos en un intento de generar una extensión de la patente. La administración de Obama intentó infructuosamente reducir la protección de los biológicos (por su alto costo) de 12 años a 7 años.

Una vez que se vence la patente pasa a ser un fármaco genérico que puede ser libremente producido por otros laboratorios y suele conllevar un menor precio. Los medicamentos genéricos se definen como copias del fármaco original que contienen el mismo principio activo, con la misma fuerza, forma de dosificación y ruta de administración. Si se produce en los EUA, la FDA exige que se cumplan con los estudios de bioequivalencia y los demás permisos regulatorios.

En la actualidad las compañías farmacéuticas están sometidos a presión por varios frentes: de los reguladores que dictan las políticas en seguridad y efectividad, de las organizaciones proveedoras de servicios, de la competencia que entra al mercado con marcas alternativas o productos genéricos y de los accionistas insatisfechos.

Las estrategias de sobrevivencia incluyen fusiones, adquisiciones de otras compañías y diversificación. Algunas empresas exploran nuevas áreas terapéuticas y se han expandido a comercializar genéricos, productos nutricionales e incluso insumos diagnósticos.

Corrupción en el sector salud.

La corrupción puede ocurrir en cualquier área del sector salud y sucede cuando las personas abusan de su posición para beneficiarse a sí mismos, su organización y otras personas cercanas. Puede tomar muchas formas el hurto, los amaños o incluso proporcionar deliberadamente información incorrecta o imprecisa.

Los funcionarios burocráticos puede por ejemplo robar fondos destinados a la salud, los administrativos de un hospital podrían alterar los registros de producción para aumentar los pagos al hospital o realizar convenios con suplidoras de insumos médicos a cambio de “incentivos”.

Los médicos pueden aceptar pagos de compañías farmacéuticas para usar sus productos. Incluso los pacientes mismos pueden defraudar al sistema de salud, por trasiego de fármacos o incapacidades que solicitan por dolencias falsas o simuladas.

Es deber conjunto de las autoridades locales la auditoría, y de los funcionarios en puestos gerenciales dictar políticas de vigilancia y de penalización de los actos de corrupción en cualquiera de sus niveles posibles.

Y una pieza importante del engranaje del sector salud está constituido por la industria farmacéutica, sobre todo las grandes compañías que han logrado comercializar medicamentos considerados blockbuster.

Las principales farmacéuticas suelen tener márgenes de ganancia
más altos que otras divisiones comerciales

La cima del negocio: fármacos “blockbuster” o éxitos de taquilla.

Un medicamento blockbuster es aquel que le genera más de $1000 millones (1 billón en los EUA) de ganancias en ventas por año a la compañía que lo comercializa. Generalmente porque se ha constituido en un estándar terapéutico, goza de credibilidad en el cuerpo médico y se usa para tratar condiciones crónicas frecuentes.

La cimetidina fue el primer fármaco en alcanzar la cifra de $ 1 billón en ventas. De los doce productos farmacéuticos con ventas por más de $5 billones en el 2015, ocho son productos biológicos es decir derivados de sistemas vivos (células) a los que se les ha introducido ADN recombinante. Ejemplo Adalimumab usado en la Artritis Reumatoide.

Los estadounidenses pagan más por prescripciones de medicamentos de marca que cualquier otro ciudadano en el mundo. La industria gasta altas sumas en investigación y desarrollo pero otro tanto en estrategias agresivas de comercialización y mercadeo.

Los EUA no hay una regulación centralizada del precio de los medicamentos, sino que este se determina por la demanda privada. Los programas públicos Medicaid (para los pobres) y Medicare (para los adultos mayores) cubrían menos del 30% de la población en el 2012.

En el Reino Unido las compras gubernamentales si desempeñan un papel decisivo como estímulo en la investigación, ya que sólo el 12% de la población está cubierto con un seguro de salud privado. También en Alemania solo una minoría de la población (un 15%) está cubierto por seguro privado.

Compañías farmacéuticas ordenadas según sus ganancias en el 2016 (en millones de dólares)

Cargos realizados en contra de las grandes compañías farmacéuticas

Las principales alegaciones de los detractores de las grandes compañías farmacéuticas en cuanto al diseño de los ensayos clínicos se pueden resumir en las palabras del Dr. Ben Goldacre, autor del libro Bad Pharma:

“los fármacos son probados por sus creadores en ensayos clínicos pobremente diseñados en un puñado de pacientes sin esperanzas (no representativos de la realidad clínica) y los resultados son analizados usando técnicas sesgadas por diseño de una forma que exageran los beneficios el tratamiento”.

Otros detractores son: la Dra. Marcia Angell autora del libro “La verdad acerca de la industria farmacéutica: cómo nos engaña y qué hacer al respecto” y el Dr. Peter C. Gøtzche autor del libro: “Medicamentos que matan y crimen organizado: cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud” y el Sr J. Braithwaite autor del libro: Corporate Crime: in the pharmaceutical industry.

Enumero los argumentos con los que se ha criticado la actuación de la industria farmacéutica.

  • Las farmacéuticas inventan trastornos y enfermedades mentales para tener gente adicta a sus productos

    Se argumenta que las farmacéuticas han promovido la medicalización de ciertas condiciones no patológicas como “disfunción sexual femenina”, la “andropausia”, “trastorno por ansiedad social” (timidez) y el déficit atencional-hiperactividad. Todo esto con el fin de vender hormonas o psicofármacos considerados efectivos para esas “enfermedades”.

    Peter C. Gøtzche afirma incluso que los medicamentos prescritos para las enfermedades mentales no tienen una eficacia demostrada, y ocasiona morbimortalidad al favorecer caídas en los ancianos. Su punto de vista ha sido rebatido en algunos metanálisis donde los medicamentos psiquiátricos son mejores que placebo para sus indicaciones específicas.

    Del mismo modo los críticos reclaman que a la diabetes, la hipercolesterolemia e hipertensión, se les modifican los umbrales diagnósticos para que resulten en más personas consideradas enfermas. Sin embargo, los criterios de diagnóstico actuales se han dictado en guías de evaluación de expertos a la luz de la evidencia disponible e igualmente se hace con las recomendaciones terapeúticas.

  • Las farmacéuticas tiene demasiado control sobre la investigación clínica que evalúa sus productos.

    El 90% de los ensayos clínicos publicados son patrocinados por la industria farmacéutica. De estos se calcula que el 80% son positivos (fármaco resulta eficaz) mientras que de los patrocinados por el gobierno sólo un 50% son positivos

    Se abusa de la manipulación estadística (maquillamiento) de los resultados de los ensayos. Por ejemplo si con placebo ocurren cuatro eventos en mil pacientes por año, mientras que en el grupo intervenido sólo dos pacientes, se reportará como un impresionante 50% de reducción de riesgo relativo y no como una reducción de sólo 0.2% en términos absolutos.

    También se han documentado que los resultados negativos o algunos efectos adversos se ocultan o revelan demasiado tarde. Roche por ejemplo ocultó información crucial sobre el Tamiflu mientras lucraba durante la pandemia.

    Sin embargo la mayoría de los grandes ensayos clínicos recientes son de alta calidad y con transparencia en los procedimientos, tiene una supervisión por comités externos de ética, requieren aprobación y publicación previa de la metodología a usar especificando los objetivos de la misma.

  • La industria distorsiona las creencias de los médicos y sustituyen las pruebas por mercadeo.

    Las farmacéuticas tienen influencia en la instrucción médica, ya sea emitiendo boletines, financiando cursos o seminarios de educación médica continua, con el fin de promover la prescripción de sus propios productos. La meta: convencer al galeno que ese medicamento es la solución al problema del paciente.

    Estas estrategias continúan durante la visitas de los representantes de las compañías, siendo incluso las muestras gratis una forma de “empujar” a los médicos a recetar dichos productos. La remuneración o regalías a cambio de recetas se considera actualmente prohibido.

    En los EUA se dirige mucha propaganda al consumidor, con el fin de que este pregunte y su médico si le puede prescribir el medicamento (una forma “ligera de presión”). Contratan personajes populares para que apoyen sus productos y suelen conformar grupos de pacientes para que interioricen que la empresa les brinda su apoyo (mientras sea recíproco)

    La mayoría de estas estrategias son legales, pero las regalías o comisiones deben reportarse cuando se escriben artículos o se participa en congresos, como una forma de alertar a la posibilidad de sesgo o el llamado conflicto de intereses.

  • Información importante acerca del desarrollo del fármaco, su mercadeo y fijación de precios es mantenida en secreto.

    Los precios son demasiado altos y variables ya que como se explicó en los EUA no hay una regulación centralizada sino por oferta y demanda. Un ejemplo reciente es el ex directivo de Turin Pharmaceuticals, Martin Shkreli acusado de inflar el precio más de 5 mil% de un medicamento para la toxoplasmosis (Daraprim). Fue hallado culpable de fraude en agosto de 2017.

    Un caso extremo sí, pero los propietarios de drogas como Cosmegen (Dactinomicina), Thiola (Tiopronina), Mustargen (Mecloretamina) e Indocid (indometacina), han tenido aumentos de precios de más de 1.000 % en el mercado estadounidense, con la complicidad de la administración, que se consideran incapaces de asegurar la calidad de sus contrapartes importadas.

  • Las compañías farmacéuticas producen demasiados medicamentos “yo- también” y muy pocos innovadores.

    La industria farmacéutica no tiene ningún interés en crear medicamentos para curar enfermedades tropicales, como la malaria, la enfermedad del sueño o la esquistosomiasis. Estas son endémicas en países de bajos recursos. El negocio es invertir en enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, dislipidemia y depresión.

    Y en estas enfermedades las apuestas seguras son usar de base medicamentos que ya han demostrado eficacia, e introducirle unas pequeñas variantes (que no aportan realmente nada nuevo) excepto una extensión de las patentes. Se conocen como “me-too” o “yo -también”.

    Por ejemplo hay ocho inhibidores del receptor de angiotensina, sin lograr demostrar fehacientemente que ninguno de los de segunda generación sea superior al otro. La simvastatina salió de patente primero, así que la competencia creó la atorvastatina y rosuvastatina como alternativas igualmente eficaces, pero con costos superiores (por estar bajo patente) para los sistemas de salud.

    Para un buen ladrón, siempre habrá una forma de robar

Escándalos protagonizados por la industria farmacéutica en la última década.

Lamentablemente los casos que se recogen en la siguiente tabla no son aislados, por lo que parecería que la posibilidad de multa o sanción han sido riesgos calculados como parte del negocio.

Por ejemplo se calcula que las ganancias de la GSK por las ventas de paroxetina, bupropion y rosiglitazona durante el periodo de acuerdo judicial fueron de 27,9 billones de dólares. Y la multa fue de 3 billones de dólares.

Laboratorio Causa de la multa Monto Detalles
Pzifer Comercialización ilegal(2009)

$2 300 000 000

Promoción del Valdecoxib (Bextra ®) para usos y dosificación no aprobados
Novartis Comercialización ilegal (2010)

$ 423 000 000

Sobornos y mercadeo ilegal de Trileptal, Diovan, exforge, Zelnorm. Rama japonesa de Novartis promocionó estudios falsos
Sanofi Aventis Fraude (2009)

$95 000 000

Sobreprecios de venta del Anzemet (dolasentron) y esteroides nasales Azmacort y Nasacort
GlaxoSmithKline Comercialización ilegal (2012)

Sobornos en China (2014)

$ 3 000 000 000

€ 379 000

Promoción ilegal del Paxil para menores de 18 años. Promoción de Welbutrin para usos no aprobados. Sobornos para incentivar ventas en China.
AstraZeneca Fraude (2010)

$ 520 000 000

Cobrar al sistema público muestras gratis de Zolodex (goserelina). Estafas al Medicaid y algunos sobornos.
Johnson & Johnson Comercialización ilegal (2010)

Sobornos en Europa e Irak (2011)

Ocultamiento de efectos colaterales (2012)

$ 81 000 000

$70 000 000

Promoción ilegal del Topamax para tratamiento psiquiátrico.
Fue condenada por pago sobornos a funcionarios de países europeos e Irak.
Promoción ilegal del Risperdal (y ocultamiento de sus efectos adversos), Natrecor e Invega.
Merck Comercialización ilegal (2007)

$ 670 000 000

Promoción ilegal del Vioxx para usos no aprobados
Eli Lilly Comercialización ilegal (2009)

$1 400 000 000

Promoción de indicaciones no aprobadas al fármaco Evista (raloxifeno), Zyprexa (Olanzapina)
Abbot Fraude (2012)

$ 1 5000 000 000

Promoción ilegal del Depakote para usos no aprobados. Ocultamiento de resultados de ineficacia en esquizofrenia. Sobornos.

Fuente principal: http://www.nogracias.eu/2016/03/31/industria-farmaceutica-corrupcion-contra-la-salud-y-los-presupuestos-publicos/ Conclusiones

Otro ejemplo es el caso de la Gabapentina (Neurontin) producida por Pzifer. Esta compañía fue condenada en el 2004 a $430 millones por comercialización ilegal, ya que la FDA aprobaba su venta únicamente para la epilepsia y la neuropatía post herpética. La compañía la promocionaba para todo tipo de dolor neuropático e incluso para el trastorno afectivo bipolar.

A pesar de que litigio empezó en el 2000, el mercadeo y las ventas por las indicaciones no autorizadas (off label) continuaron hasta por $2 000 millones en el 2004, acción censurable por parte de la empresa. Podrían haber aducido que eran los médicos los que la recetaban (lo cual no es prohibido) y no ellos quienes la promovían, pero esto es poco creíble.

Sin embargo no critico su uso por parte de los médicos, ya que el dolor neuropático o bipolaridad no son fáciles de tratar, y la gabapentina tiene un mecanismo de acción plausible de ser efectivo y al cual puede verse una respuesta en la práctica a pesar de la ausencia de revisiones sistemáticas que apoyasen tales usos.

Propuestas para “salvar” la industria farmacéutica.

A pesar de todas las estratagemas ilegales para maximizar ganancias las compañías farmacéuticas desempeñan un papel vital en el desarrollo y la producción de medicamentos necesarios para mantener la salud de la población.

En ellas existe una fuerza laboral diversa: investigadores, biotecnólogos, estadísticos, farmacólogos, mercadólogos; que no debe estigmatizarse puesto que la mayoría ignoran los amaños o “el panorama completo” al que tienen acceso la cúpula dirigente y los que toman decisiones “guiadas por la codicia” (CEO’s) en dichas industrias.

La Dra. M. Angell realiza las siguientes propuestas para devolver credibilidad y reencausar a las farmacéuticas a sus propósitos originales: medicamentos más seguros, efectivos y accesibles:

  • Desplazar el énfasis de los “yo-también” al desarrollo de medicamentos innovadores.
  • Fortalecer la FDA con más recursos que les permita desligarse por completo de la industria farmacéutica y con poder legal para frenar rápidamente cualquier abuso.
  • Crear un Instituto que supervise los ensayos clínicos de medicamentos supeditado a los Institutos nacionales de salud (NIH).
  • Reducir el alcance del monopolio de los derechos de comercialización, lo cual implicaría reducir los años de protección de las patentes, iniciativa con fuerte oposición por parte del sector.
  • Sacar las grandes farmacéuticas de la enseñanza médica
  • Establecer precios razonables y uniformes. La Ley de modernización del Medicare de 2003, que con la administración Trump se implementaría formalmente faculta a la FDA permitir importaciones de medicamentos siempre que se consideren seguras y constituyan un ahorro, lo que evitaría pagar los precios especulativos de las compañías estadounidenses.

Transparencia Internacional es un movimiento global con la visión de liberar gobiernos, negocios y la sociedad en sí de la corrupción. En su división del Reino Unido tiene una división Pharmaceuticals & Healtcare Programme que pretende promover la transparencia, integridad y rendición de cuentas dentro del sector salud.

Este programa propone hacer públicos los presupuestos en salud, indicadores de desempeño y la forma en que se determinan los precios de los medicamentos. Sugiere un acceso público a los datos relevantes de los ensayos clínicos, los cuales deben ser registrados antes y publicarse tanto los que tienen resultados negativos como positivos. Además que toda contribuciones de la industria a investigadores o academia deben revelarse

No free Lunch. (No hay almuerzo gratis) Es una organización que les ha pedido a los médicos que se comprometan a no aceptar regalos de ninguna compañía farmacéutica, sin importar cuán grande o pequeña sea. Los miembros consideran que cualquier regalía forma “una relación” con el que regala, lo que influye en el comportamiento y crea un conflicto de intereses.

Con el fin de mejorar su imagen ante el público, algunas compañías farmacéuticas han suscrito diferentes “códigos de conducta” en la última década con el fin de ser más transparentes sobre todo con las regalías y los pagos a los profesionales de salud. Entre ellas las guías de PhRMA (Pharmaceutical Research and Manufacturers of America) y las de HHS (United States Department of Health and Human Services)

¿Está la medicina alternativa libre de corrupción y de efectos secundarios?

La respuesta definitiva es que no. La multinacional homeopática Boiron – que facturó 607 millones de euros en el 2015- para evitar una condena por estafa en los EUA por anunciar el oscilocconium como medicamento creó un fondo de $5 millones para compensación de usuarios, y gastó $7 millones en re-etiquetado. Además declararon haber pagado en España más de 425 000 euros para promocionar la homeopatía entre médicos y farmacéuticos o fundaciones.

En el 2004 se emitió una advertencia por la FDA dirigida al Sr David Lisonbee ejecutivo de 4Life Research para que eliminara la promoción de algunos productos de 4Life con publicidad de eficacia que sólo los verdaderos medicamentos pueden hacer, siendo ilegal que para vender suplementos nutricionales se hagan tales afirmaciones.

En Colombia una red de terapias alternativas que trataban niños con diversos grados de autismo, ofreciendo musicoterapia, equinoterapia, animal terapia, intervenciones con agentes quelantes, terapia con cámaras hiperbáricas, terapia libre de gluten, terapia celular, entre otras sin evidencia de eficacia; logró extraer de los recursos públicos el equivalente a $19 millones entre los años 2014 y 2015.

Los promotores de pseudoterapias que alienten al abandono de tratamientos convencionales pueden ser procesados penalmente. Un ejemplo es el caso del Dr. Ryke Geerd Hamer, quien encontró su “nicho” en pacientes con cáncer, los convenció de que sus teorías (la NMG) eran la única solución y fue condenado por la muerte de varios de ellos.

El sitio titulado Whats the harm (http://whatstheharm.net/) es una recopilación de historias de personas que han sido perjudicadas financieramente, lesionadas o han muerto por confiar en pseudoterapias o medicinas alternativas. Este sitio ha sido alabado por organizaciones escépticas y defensores del pensamiento crítico.

Con historias de más de 670.000 personas, de las cuales 368.379 fallecieron, lo que esta página desmiente es el mito de que las medicinas alternativas son inocuas.  No lo son.

Dos ejemplos de medicina alternativa Violaciones a la legalidad si se rigieran con las leyes de la FDA Efectos adversos
Homeopatía Promoción ilegal. Distribución ilegal. Sobornos (Boiron) Una revisión sistemática de artículos publicados entre 1978 y 2010 sobre efectos secundarios de las preparaciones homeopáticas encontró 1159 casos con 1142 efectos adversos directos reportados.
Los efectos adversos directos reportados incluyen: dolor abdominal, flatulencia, eritrodermia aguda, pancreatitis, reacciones alérgicas severas, nauseas, cianosis, regurgitación, rinitis y decenas de síntomas más.
Los efectos adversos indirectos se refieren a los riesgos de reemplazar tratamientos convencionales efectivos con preparaciones homeopáticas inefectivas. Por ejemplo deterioro de una enfermedad cardiaca o pulmonar.
Acupuntura Promoción ilegal. Se han reportado los siguientes efectos adversos y complicaciones:
-Infecciones virales y sobretodo bacterianas, neumotórax, lesiones de nervios periféricos, lesiones vasculares, síncope, mareos, equimosis en sitio de inserción
-Muy raras. Hemorragia subaracnoidea, taponamiento cardiaco, lesión medular.
Como en otras terapias alternativas está el riesgo adicional de abandonar tratamientos médicos considerados efectivos u obviar condiciones peligrosas que requerirían valoración por especialistas

En general toda medicina alternativa o pseudo terapia que se publicite como efectiva para una condición médica sin haber sido demostrado sería penable -según las leyes norteamericanas- como promoción ilegal.

El mismo Peter Gøtzche, médico danés detractor de las compañías farmacéuticas dijo en una entrevista:


“Algunos practicantes de medicina alternativa o defensores de las campañas antivacunación asumen que soy uno de ellos porque critico a la industria farmacéutica.

Desde luego no es el caso. La mayoría de nuestras vacunas salvan vidas y el principal efecto de la medicina alternativa es vaciar los bolsillos de la gente, muy pocas de ellas tienen siquiera algún efecto.”

¿Qué podemos hacer los profesionales en medicina o farmacia para reducir la corrupción en el sector salud?

Esta serie de recomendaciones son apenas sugerencias personales derivadas del conocimiento interno y externo de la práctica médica. Lo más importante son los principios éticos que deben regir nuestra actividad diaria y mantenernos estudiando sobretodo usando las mejores fuentes basadas en evidencia.

  • En medicina ejercida institucionalmente
    • Cumplimiento de horarios según lo estipulado
    • No sustraer material exclusivo de uso en asegurados
    • No aceptar regalías para favorecer a empresa en licitaciones públicas
    • Cuando se tramite compras de medicamentos no incluidos en LOM considerar si los beneficios (evidencia disponible) del fármaco superan los efectos secundarios, el precio y el riesgo de interacción perjudicial.

  • En medicina ejercida en forma particular
    • No participar en esquemas de evasión de lista de espera a cambio de pagos (biombos)
    • No recibir regalías a cambio de una cuota de prescripción por parte de laboratorios.
    • No propagar información sesgada o inexacta, disfrazada de educación médica, ya sea que se reciban honorarios o no de las farmacéuticas.
    • No prescribir guiados por moda o novedad.
    • Mantener un punto de vista crítico en la visita de los representantes de farmacéuticas, que incluye: revisar la evidencia de primera mano, considerar prescripción de genéricos bioequivalentes y la evaluación individual del costo/beneficio.

Conclusiones

  • La corrupción en el sector salud existe en muchos niveles y los que obtienen ganancias multimillonarias por la comercialización de fármacos no están exentos, de hecho, a mayor tamaño de la empresa mayor la posibilidad de actuaciones ilegales. Esto es independiente si el producto se considere medicamento o suplemento.
  • La demostración de escándalos legales protagonizados por dicha industria –con lo censurables que son– no debe ser motivo para adoptar una postura anti científica y abrazar las medicinas alternativas, sino un acicate para exigir mejores controles y regulaciones.
  • Los profesionales de la salud que prescriben fármacos, y los encargados de compras a nivel gubernamental deben aspirar a una actualización periódica en la evidencia de eficacia y seguridad, para evitar ser manipulados por el aparato de mercadeo de dichas empresas.
  • Debe haber una regulación de las prácticas en la interacción visitador farmacéutico- médico para evitar las bonificaciones, regalías comprometedoras, y la información manipuladora, que influencie decisiones sesgadas en la prescripción de sus productos en el ámbito de la medicina particular.

    Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza – Alfred Tennyson

Bibliografía

Los comentarios están cerrados.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑