¿Qué se siente estar hipnotizado?

El Lunes 29 de mayo del 2017 salió publicado en La Gaceta el Reglamento para la autorización de Hipnosis con fines terapeúticos en seres humanos. El Colegio de Médicos y Cirujanos autorizó esta práctica únicamente para médicos, odontólogos y psicólogos.

¿Qué sabes de la Hipnosis? ¿Es algún método perverso para controlar la mente de otros?

Enfrentamos lo desconocido casi siempre con una mezcla de curiosidad y temor, determinada por tus prejuicios o escepticismo.

La culpa de los prejuicios sobre la hipnosis, sobra decirlo, es de las películas, las caricaturas y de los hipnotizadores de espectáculo ¿Entretenimiento? ¿Engaño?. Mira esto.

Concepciones populares pero falsas sobre la hipnosis

Los estereotipos conducen a las personas a creencias equivocadas sobre esta terapia. Los principales “mitos” relacionados con la hipnosis son:

  • Es un estado de sueño o inconsciencia.
  • Es peligrosa.
  • Una persona bajo hipnosis puede ser obligada a hacer cosas en contra de su voluntad.
  • Durante la hipnosis se puede recordar con precisión todo lo que ha ocurrido durante su vida.
  • Por lo general las personas no recuerdan lo sucedido durante el trance hipnótico
  • Una persona podría quedar en trance permanente si el hipnotizador no la “despierta”.
  • Las personas más susceptibles de ser hipnotizadas son menos inteligentes o de “mente débil”

Todos estos prejuicios se revelarán como falsos a medida que estudiemos el tema.

Entonces, ¿Qué es la hipnosis?

Hypnos es la palabra griega para sueño, por lo que hace algunos siglos se supuso que la hipnosis es un tipo de estado de ensoñación

El término hipnosis se usa tanto para designar un “estado alterado de consciencia” como el procedimiento por el cual el mismo es inducido.

Durante la hipnosis el sujeto se encuentra en un estado de profunda concentración en las palabras del hipnotizador, mientras se ignora el resto de estímulos. La mente subconsciente acepta las sugestiones que se le presentan a menudo reforzada por visualizaciones vívidas. Posteriormente el hipnotista te guía a tu estado normal de consciencia y termina la sesión.

Hipnosis no es un estado de sueño ni es dormir.

Diferencias entre sueño e hipnosis

Sueño Hipnosis
Cuerpo Ojos cerrados, cuerpo relajado Podría tener los ojos abiertos, podría inducirse tensión en el cuerpo
Concentración mental No es posible Alta concentración
Proceso de escucha Ignora conversaciones Escucha la voz del hipnotista

 

Hipnosis tampoco es un simple estado de relajación o meditación

Diferencias entre meditación e hipnosis

Meditación Hipnosis
Foco Centrado en sí mismo Centrado en algo externo
Objetivo Sin meta Cambio en el comportamiento
Proceso Simplemente estar Recibir sugestiones

 

Un trance hipnótico es una condición de intensa alerta y concentración mental durante el cual se es susceptible a sugestiones.

Pero antes de seguir, un poco de la historia de la Hipnosis

Se dice que las raíces parecen ir tan atrás como el nacimiento de las primeras civilizaciones. Los hindúes recomendaban a los enfermos acudir a los “templos del sueño” en los que luego de una noche de meditación y “comunicación con los dioses” podrían ser curados.

Sin embargo los documentos apuntan el origen del hipnotismo al siglo XVIII, por el legado de Franz Anton Mesmer (1734- 1815). Este fue un médico Alemán que teorizó que había una transferencia energética entre los objetos animados e inanimados, conocida como magnetismo animal.

Trataba sus pacientes en forma individual o grupal. Se sentaba frente a sus pacientes con sus rodillas tocando las de sus pacientes, presionando los pulgares de estos y mirándolos fijamente. Hacía pases con sus manos desde los hombros de sus pacientes hacia sus brazos.

Él presionaba con sus dedos el hipocondrio de estos durante el tiempo necesario. Muchos pacientes reportaron sensaciones peculiares o tenían convulsiones que se catalogaban como crisis que formaban parte de su curación.

Una comisión designada por el rey Luis XVI investigó el fenómeno de “magnetismo animal”, no encontrando evidencia del hipotético nuevo fluido.

La práctica de la hipnosis como se le conoce en la actualidad no emergió hasta el siglo XIX con el trabajo de James Braid (1795- 1860). Este había observado la demostración de “magnetismo” de Charles Lafontaine en los escenarios, y concluyó que los sujetos influidos se encontraban en un estado físico especial.

Rechazó la teoría del magnetismo luego de experimentar con la autohipnosis y convencerse que existía un mecanismo psico- fisiológico detrás de estos efectos.

James Braid

En 1841 realizó un discurso público en el cual pudo replicar los efectos producidos por Lafontaine sin necesidad de contacto entre el operador y el sujeto, probando que no era necesario el concepto de transmisión de ningún “fluido”, únicamente se requería implantar sugestiones poderosas.

Braid fue el primero en usar los términos hipnotismo e hipnotista y es considerado por sus observaciones sistemáticas y críticas el “padre de la hipnosis”.

¿Quién es hipnotizable?

Se dice que entre un 15-20% de la población es fácilmente hipnotizable y un porcentaje similar no es capaz de ser hipnotizado.

Un cuestionario popular para saber qué tan hipnotizable es una persona consiste en preguntas como: ¿sueñas despierto a menudo?, ¿te puede emocionar mucho un libro o una película?, ¿eres bueno en juegos de memoria?, ¿te preguntas a veces como llegaste hasta un lugar conduciendo?, etc. Entre más respuestas positivas mayores la hipnotizabilidad.

Un estudio (5) que comparó individuos con alta y con baja susceptibilidad hipnótica encontró que los primeros puntuaron mejor en rasgos de personalidad como apertura a experiencias y apertura a sentimientos.

Por otro lado hay evidencia que las personas extrovertidas, son menos hábiles para enfocar la atención y más fácilmente distraídas por estímulos externos. Por lo que en caso de ser hipnotizadas tienen mayor tasa de amnesia post hipnótica.

Al final de cuentas, la correlación entre hipnotizabilidad y rasgos específicos “normales” de la personalidad es bajo.

¿Qué se siente estar hipnotizado?

La mejor forma de comprenderlo de primera mano sería acceder a ser hipnotizado. Pero no es algo que todos queramos o planeemos hacer pronto, así que basémonos en lo que se suele reportar.

Se dice que cada persona experimenta la hipnosis de una forma individualizada, pero la mayoría reportan:

  • Estar físicamente relajados y mentalmente alertas
  • Estado de intensa concentración en las sugestiones del hipnotista
  • Distorsión del tiempo: puede parecer más o menos tiempo del cronológico
  • Sensación de peso o liviandad o calidez en el cuerpo.

¿Cómo funciona la hipnosis?

La hipnosis puede entenderse como una forma elaborada de sugestión que ocurre en un contexto socio cultural específico.

Para entender el texto que sigue te recomiendo que leas primero esta página en la que hago mi mejor esfuerzo para explicar lo que es la consciencia: “consciencia finalmente explicada“.

¿Qué son las sugestiones en realidad? En contraste con instrucciones que implican volición (e.j., “levanta tu mano), las sugestiones transmiten la noción de respuestas involuntarias (e.j., “tu mano se levantará”)

Inducción.

Las inducciones hipnóticas pueden ser entendidas como la primera sugestión en un protocolo de hipnosis. Tienen el propósito de promover un estado atencional caracterizado por la absorción en las la palabras del hipnotizador y reducir la atención a otros estímulos endógenos y exógenos.

La influencia de la inducción en la sugestionabilidad parece variar según el tipo de sugestión, el modo de valorarla y diferencias individuales en funciones cognitivas relevantes.

Un tipo de regulación de “arriba- abajo”

En el modelo de regulación de abajo – arriba, considerado reduccionista, los fenómenos psicológicos están explicados por mecanismos neurobiológicos de bajo nivel.

En el modelo de arriba- abajo, la interacción entre áreas corticales (alto nivel) puede resultar en un control de áreas de más bajo nivel. Por ejemplo las representaciones mentales, como las expectativas, pueden producir cambios en la percepción.

La hipnosis es un ejemplo más de regulación de arriba abajo en el que sugestiones producen representaciones mentales, mediando cambios en las percepciones y una distorsión en el sentido de atribución (no le parece al hipnotizado ser el autor de su comportamiento o sensaciones)

Control motor durante el fenómeno hipnótico

Experimentalmente las sugestiones motoras se pueden clasificar como facilitadoras o inhibidores de la respuesta motora.

Las sugestiones motoras facilitadoras se han usado para estudiar las distorsiones en el sentido de control. Los participantes a los que se les ha sugerido un movimiento lo juzgan como predominantemente como pasivo o involuntario.

La sugestión inhibitoria generalmente se describe como parálisis motora y podría ser útil en el estudio de parálisis psicogénica.

Tanto en un caso como en el otro hay patrones neuro- fisiológicos reconocibles con fRMN que permiten distinguir una activación o inhibición motora voluntaria de una involuntaria.

Cambios en la percepción durante el fenómeno hipnótico.

Los investigadores han utilizado la hipnosis para producir cambios en la percepción como ejemplos de dichos fenómenos tenemos:

  • Sensación de estar fuera del cuerpo.
  • Modulación del dolor.
  • Percepción alterada del color.
  • Alucinaciones visuales.
  • Alucinaciones auditivas.

Cambios en la cognición

La atención es uno de los módulos cognitivos más obvios y estudiados. A través de la hipnosis se puede modular selectivamente la atención. En ese caso a concentrarse en la voz del hipnotizador o lo que el sugiera.

Otro fenómeno cognitivo que se puede alterar con la hipnosis es la memoria.

El estado hipnótico no sólo no produce recuerdos precisos o confiables, sino que más bien, si se implantan sugestiones específicas, es la forma más estudiada de inducir falsos recuerdos.

También es conocido el fenómeno de inducir amnesia hipnótica y se ha llegado a producir agnosia (ver una cosa sin reconocerla) y cambios en el afecto o la toma de decisiones.

Si se ha introducido nuevos pensamientos, actitudes o ideas sobre situaciones relevantes como hábitos que se desean cambiar, puede cambiar tu perspectiva o experiencia cuando enfrentas dicha situación. Esto se conoce como replanteamiento.

La hipnosis puede hacerte creer que el brócoli es delicioso, que no hay nada de qué preocuparse por el examen de mañana, y que un embotellamiento de tránsito es divertido.

Marco general para entender la hipnosis desde un punto de vista neurofisiológico.

Insisto que para mejor comprensión de lo que significa la consciencia y las redes neuronales de control, leas esta página.

La heterogeneidad de los hallazgos producto de las investigaciones de neuroimágenes, es todo un reto para desarrollar una teoría consistente del fenómeno hipnótico.

En general la hipnosis produce cambios en las redes de gran escala que se involucran en la cognición de alto nivel. Laundry & Lifshitz (2017) proponen el siguiente modelo:

  • La red de control cognitivo permite el mantener el foco de atención en representaciones mentales relevantes durante el “trance hipnótico”.
  • Además esta red se relaciona con el desplazamiento fuera de sí de la atribución y la preparación de respuestas.
  • Hay una activación en la actividad de la red neuronal por defecto durante la generación de imágenes, pero se desactiva cuando no hay pensamientos.
  • La red de eventos sobresalientes modula la alerta estímulos internos y externos y coordina la actividad entre las otras dos redes durante el fenómeno hipnótico

En la segunda parte, revisaremos datos sobre la eficacia de la hipnosis en la práctica médica, odontológica y psiquiátrica.

Bibliografía

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_hypnosis
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Franz_Mesmer
  3. http://www.historyofhypnosis.org/james-braid/
  4. https://psicologiaymente.net/clinica/mitos-sobre-la-hipnosis#!
  5. Zhang, Y., Zhang, B., Wang, J., Chen, W., & Wang, W. (2017). Relationship between hypnosis and personality trait in participants with high or low hypnotic susceptibility. Neuropsychiatric Disease and Treatment, 13, 1007–1012.
  6. Landry, M., Lifshitz, M., & Raz, A. (2017). Brain correlates of hypnosis: A systematic review and meta-analytic exploration. Neuroscience and Biobehavioral Reviews, (article in press), 24. http://doi.org/10.1016/j.neubiorev.2017.02.020
  7. Terhune, D.B., et al., Hypnosis and top-down regulation of consciousness. Neurosci. Biobehav. Rev. (2017), http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2017.02.002
  8. Jacquin, Anthony. The reality is plastic: The Art of Impromptu Hypnosis. (2008) 2 nd edition. (100 pages).